Me gustaría no pensar que Biden va a perder

Hace 400 años —es decir, allá por 2016—, los chistes políticos del momento decían que Donald Trump era el único adversario al que Hilary Clinton podía ganar, aunque luego resultó que Hilary Clinton (mi deprimente elección) era el único adversario al que Donald Trump podía ganar. Era un pelotón de fusilamiento circular, de solo dos personas, en el que el único que queda en pie se convierte en líder del mundo libre.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *