María Fonseca: La ruta del éxito para legados que trascienden requiere un balance

Cuando una empresa familiar nace, en la mente de sus fundadores no siempre existe la imagen de un legado que trascenderá múltiples generaciones. Sin embargo, a medida que el ciclo de vida de la empresa evoluciona en el tiempo, lo más probable es que las dimensiones de ese legado se vayan dibujando y volviéndose relevantes.

A las cuatro dimensiones de legado que compartí recientemente, en un artículo en este mismo medio (Dimensiones del Legado Multigeneracional), se añade la quinta dimensión para explicar la existencia de una ruta de crecimiento superior en las empresas familiares, el legado empresarial. A continuación, se explican brevemente los cinco componentes o dimensiones.

1. Legado material: Incluye bienes tangibles como reliquias familiares, tierras, dinero y objetos sentimentales.

2. Legado biológico: Se refiere al linaje, nombre y genes de la familia. Representa el compromiso de sostener la cohesión familiar y la continuidad del negocio.

3. Legado social: Los legados sociales se basan en los valores, actitudes y creencias que la familia comparte. Se tiende a construir relaciones comunitarias sólidas y a generar un impacto positivo en la sociedad.

4. Legado de identidad: Este componente trata sobre la identidad de la familia y cómo se integra en el negocio. Incluye historias familiares compartidas, rituales y la historia de la familia. La identidad de la familia a menudo funciona como un mecanismo de gobierno informal para resolver conflictos.

5. Legado empresarial: Esta dimensión hace referencia a los logros empresariales pasados y al fomento de un espíritu emprendedor en las generaciones futuras.

El pasado 17 de mayo, en la Cumbre Global STEP Project de Empresas Familiares, se presentó el informe de investigación mundial sobre emprendimiento transgeneracional, el cual explora la combinación única de activos tangibles e intangibles que conforman el legado de una empresa familiar y su impacto en el desempeño, la sostenibilidad y el espíritu empresarial transgeneracional.

Con datos de evaluación comparativa de varias regiones, incluidos México, Europa, las Américas, Asia Pacífico y Medio Oriente, y África, este informe proporciona información valiosa para que las empresas familiares evalúen sus propios legados e identifiquen áreas de crecimiento.

Se recabaron dos mil 683 encuestas de líderes de empresas familiares en el período de septiembre a noviembre del 2023, además de que se llevaron a cabo entrevistas a profundidad con líderes empresariales, académicos y profesionales de la práctica, en enero de este año, para lograr un informe robusto que proporcione directrices a los distintos grupos de interés.

Hablar de legado es referirnos a la combinación de activos tangibles e intangibles en la empresa familiar; la intencionalidad con la que se construye y protege contribuye a la capacidad y espíritu emprendedor de los miembros de ese sistema.

Se da evidencia, además, de que tiene un impacto en los resultados financieros y en las prácticas de sostenibilidad de las empresas.

El emprendimiento transgeneracional es la capacidad de las empresas familiares de mantener su orientación emprendedora a lo largo de múltiples generaciones. Está influenciado por diferentes componentes heredados y tiene una relación positiva con el desempeño empresarial y de sostenibilidad, particularmente en empresas multigeneracionales.

El desempeño en las prácticas de sostenibilidad en las empresas familiares está influenciado por la solidez de sus legados. Los altos legados sociales y materiales contribuyen a un sólido desempeño de sostenibilidad de la comunidad, el medio ambiente, los empleados y los proveedores.

El informe destaca la importancia de las relaciones familiares, el emprendimiento familiar y las generaciones futuras en la configuración del emprendimiento transgeneracional.

También enfatiza el papel de las acciones de sostenibilidad para mantener los legados empresariales y salvaguardar el futuro de las empresas familiares.

Construir y preservar legados que trasciendan múltiples generaciones requiere de un plan de acción que asegure la innovación como tradición, que fomente la comunicación, capaz de transferir valores, y una visión compartida; que cultive un entorno filantrópico y una responsabilidad en la colaboración.

En definitiva, este plan será la ruta para el crecimiento superior que las empresas familiares merecen y consiguen realizar.

La doctora Fonseca es directora del Instituto de Familias Empresarias (IFEM) para México y LATAM del Tecnológico de Monterrey.

Contacto: maria.fonseca@tec.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *