De los Leopard a atacar en suelo ruso: las líneas rojas que cayeron en Ucrania y las que todavía siguen en pie

La relación entre Ucrania y sus aliados en la OTAN ha seguido un mismo patrón de tira y afloja que desespera a Kiev. Desde el inicio de la invasión rusa en febrero de 2022 se han ido superando limitaciones que las potencias de la Alianza Atlántica imponían en el terreno militar por temor a una escalada bélica más allá de Ucrania. Cada decisión de peso, desde la entrega de los tanques alemanes Leopard a los cazas estadounidenses F-16, ha ido precedida de largas negociaciones. Esta semana ha caído una de las grandes líneas rojas marcadas desde el inicio del apoyo occidental a Ucrania: el uso de armamento de la OTAN contra objetivos militares en territorio ruso.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *