Elecciones 2024 en México: ¿En dónde está puesta la atención de los inversionistas?

Los inversionistas ven las elecciones presidenciales de México como una conclusión inevitable, pero las posibilidades reales de volatilidad del mercado acechan en otras partes de la boleta.

El partido gobernante, Morena, busca capitalizar el apoyo a la candidata presidencial Claudia Sheinbaum y alcanzar una mayoría absoluta en el Congreso, donde están en juego todos los escaños del Senado y la Cámara de Diputados. Eso abriría la puerta a enmiendas constitucionales que podrían alterar las instituciones de México y desestabilizar los mercados. Por otro lado, los partidos de la oposición aspiran a arrebatar a Morena la mayoría en el Congreso, lo que supondría un control más estricto de la Presidencia.

“El Congreso es más difícil de pronosticar. Las encuestas no son tan precisas, pero creemos que sigue siendo un volado entre una mayoría de Morena y una mayoría de la oposición”, dijo Ernesto Revilla, economista jefe para América Latina de Citigroup Inc.

Ambos resultados, o un statu quo en el que Morena conserva una mayoría simple, son plausibles a pocos días de la votación del domingo, lo que añade una nota de intriga al por demás sereno escenario electoral de los inversores. Sus expectativas sobre Sheinbaum —continuidad y quizás incluso un poco más favorable al mercado que el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador— han ayudado al peso mexicano a evitar pérdidas observadas en votaciones anteriores ya conservar su puesto como la divisa principal con mejor desempeño en el mundo este año.

“Los inversionistas creen que Sheinbaum podría llevar a una Administración AMLO 2.0″, dijo Gabriel Casillas, economista jefe para América Latina de Barclays, refiriéndose a López Obrador por su acrónimo ampliamente utilizado. “Sería como AMLO, pero con algunas mejoras”.

La moneda mexicana opera las 24 horas del día, por lo que los inversores podrán reaccionar el domingo a los primeros resultados. Debido al complejo sistema mexicano de distribución de escaños en el Congreso, el recuento exacto de los nuevos legisladores probablemente no estará claro el domingo por la noche. Eso, unido a una transición prolongada —el próximo mandato presidencial comienza el 1 de octubre— ya las próximas elecciones estadounidenses, puede significar que la verdadera volatilidad para el peso no surja hasta más tarde.

¿Qué hará la nueva presidenta con la élite empresarial?

A pocos días de la votación, no está claro hasta qué punto Sheinbaum se desviará del apoyo de AMLO a las empresas energéticas estatales y de las frías relaciones con la élite empresarial si gana. Algunos prevén que apoyar la inversión privada en el sector energético y presionar para atraer más fábricas al país, la tendencia conocida como nearshoring. Otros creen que podría seguir en deuda con López Obrador.

“Es una incógnita”, dijo Verena Wachnitz, que gestiona acciones latinoamericanas en T. Rowe Price. Sheinbaum, añadió, es un candidato que “hace campaña bajo el ala de AMLO y trata de no confrontarlo”.

Es probable que Sheinbaum no se apresure a detallar sus planes políticos para reducir el déficit o hacer frente a la deuda de 102.000 millones de dólares de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), y podría retrasar el nombramiento de su gabinete —un indicador clave de si está adoptando un enfoque más tecnocrático o ideológico—hasta más cerca de octubre, dijo Revilla, de Citigroup.

Los estrategas de Morgan Stanley, dirigidos por Nikolaj Lippmann, ven posibles ventajas en una Administración Sheinbaum más favorable al mercado, donde las acciones y bonos mexicanos de Pemex se beneficiarían.

“Las elecciones pueden actuar como catalizador para activos que se han comercializado estructuralmente baratos”, escribió Lippmann en un informe de finales de abril.

El próximo Gobierno de México podría enfrentarse a la perspectiva de una rebaja de la calificación crediticia si no reduce el gasto el próximo año, dijo Ganesh Ramachandran, gestor de carteras de mercados emergentes de Lazard Asset Management. López Obrador se lanzó con su famosa austeridad fiscal para terminar sus emblemáticos proyectos de infraestructura, impulsando el déficit este año al mayor desde la década de 1930.

“Independientemente de quién gane, tendrá que haber cierta reconciliación”, afirmó Ramachandran.

Congreso de la Unión: Una ‘moneda al aire’ en las elecciones 2024

Las elecciones legislativas pueden ser las que provocan movimientos de activos tras las elecciones del 2 de junio.

Las encuestas pueden estar sobreestimando el apoyo a Morena, que obtuvo una menor proporción de votos en las elecciones de mitad de período de 2021, así como en las elecciones para gobernador durante los últimos dos años, en comparación con 2018, cuando ganó López Obrador, dijo Marco Oviedo, estratega de XP Investimentos. Dijo que una votación más ajustada de lo esperado se traduciría en una oposición más poderosa en el Congreso.

“Si este es el caso, sería muy positivo para los activos mexicanos”, escribió Oviedo en una nota este mes, pronosticando que el peso podría alcanzar los 16 por dólar (actualmente cotiza alrededor de 16,80 por dólar).

Victoria mayoritaria en el Congreso

El escenario base para los analistas de Wall Street es que Morena ganó una mayoría simple en el Congreso, lo que en gran medida es una continuación de las condiciones actuales y es poco probable que mueva activos. Las acciones de consumo podrían ver un alza en este escenario, lo que garantiza el apoyo continuo a las políticas de salarios mínimos más altos y los programas de apoyo social de AMLO, según los estrategas de Bradesco BBI.

Una victoria de Sheinbaum respaldada por una mayoría en el Congreso dejaría al nuevo Gobierno en control del presupuesto, pero probablemente limitada para aprobar una serie de reformas constitucionales presentadas por López Obrador en febrero. Estos proyectos de ley incluyen planes para reducir el número de legisladores y permitir la elección de los jueces de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ambos de los cuales podrían erosionar los controles sobre el poder del partido gobernante y socavar el apetito por los activos de México.

¿Qué pasa si Morena gana una supermayoría en el Congreso federal?

Con una supermayoría, o dos tercios de los escaños en ambas cámaras, la coalición gobernante podría aprobar más fácilmente esas reformas constitucionales más ambiciosas, un resultado que podría sacudir a los inversores, haciendo caer el peso en medio de preocupaciones de que el próximo Gobierno podría volverse más radical, dicen los analistas.

Esos proyectos de ley incluyen la eliminación de reguladores independientes, como el regulador antimonopolio, así como el establecimiento de nuevas obligaciones en materia de pensiones y aumentos obligatorios del salario mínimo. Una supermayoría también facilitaría la aprobación de nombramientos para el Banco de México y la Suprema Corte de Justicia, lo que permitiría a la próxima Administración llenar ambos órganos de leales.

Sorpresa de la oposición el domingo 2 de junio

Por otro lado, una actuación más fuerte de lo esperado de la oposición en la votación del Congreso podría impedir que Morena tome medidas precipitadas y dar un impulso a sus activos. Las acciones de sectores regulados que habían sido criticados por AMLO podrían ser las grandes ganadoras, como la minera Grupo México y las acciones aeropuertuarias.

La improbable victoria de la candidata presidencial Xóchitl Gálvez podría ser vista positivamente por los inversores debido a su postura más favorable al mercado. La propia Gálvez, empresaria, ha apoyado la idea de una mayor inversión privada en la industria petrolera mexicana.

Aun así, una victoria ajustada de la oposición podría poner a prueba las instituciones democráticas de México y la fortaleza del peso. López Obrador se negó a aceptar la derrota en 2006, alterando durante meses las vialidades principales de la capital con un campamento de protesta.

El otro voto: Las elecciones presidenciales de EU

Otros dicen que el próximo gran impulsor de los activos mexicanos vendrá del resultado de una votación completamente diferente: el de las elecciones de Estados Unidos en noviembre.

Esa es una preocupación mucho mayor para los inversionistas, ya que México podría convertirse en un foco negativo en medio de la retórica sobre la migración, el tráfico de drogas y las preocupaciones sobre las inversiones chinas en el país, dijo Alejandro Silva, director de inversiones de Silva Capital Management en Chicago.

“Las elecciones estadounidenses podrían de repente convertirse en una cuestión de quién será más duro con México”, dijo Silva. “Si ese es el caso, desde agosto hasta noviembre, esos serán meses realmente complicados para el peso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *