Israel incumple con orden internacional de evitar el genocidio en Gaza: ¿Qué sigue?

Ha pasado más de una semana desde que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó medidas provisionales contra Israel luego de que Sudáfrica señalara las acciones de genocidio palestino en Gaza.

Las exigencias del tribunal eran claras: Israel debe tomar medidas inmediatas para impedir acciones genocidas en Gaza; prevenir y castigar la incitación al genocidio; permitir el acceso a la ayuda humanitaria; e impedir la destrucción y garantizar la preservación de pruebas de los presuntos delitos. También debe informar al tribunal en el plazo de un mes sobre la aplicación de estas medidas.

Hay poca evidencia de que Israel haya cambiado de rumbo, a pesar de estas órdenes claras. De hecho, los informes procedentes de Gaza sugieren una escalada de violencia y un aumento de las víctimas civiles cada día.

Israel no ha evitado el genocidio y ha intensificado sus ataques en Rafah

En los días transcurridos desde el fallo de la CIJ del 26 de enero, Israel ha intensificado sus operaciones militares. Según el Ministerio de Salud de Gaza, más de 27 mil personas palestinas han sido asesinadas y más de 66 mil han resultado heridos desde que escaló el conflicto el pasado 7 de octubre, tras la incursión de Hamás en el sur israelí.

Israel también ha atacado varias instalaciones médicas en Gaza, incluido el hospital Nasser, desde el fallo de la CIJ. En lugar de detener los actos que podrían constituir genocidio en virtud del artículo II de la Convención contra el Genocidio, las operaciones militares de Israel se han expandido hacia Rafah, intensificando la ya grave situación en el último refugio para los desplazados de Gaza, a pesar de estar etiquetado como una zona segura para los civiles.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) calificó a Rafah como una “olla a presión de la desesperación”.

Increased airstrikes in Rafah have heightened concerns of an escalation in the most southerly city in #Gaza, where hundreds of thousands of Palestinians have sought refuge.

Read our latest update 👇

— OCHA oPt (Palestine) (@ochaopt) February 12, 2024

En contravención directa

El 5 de febrero, la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA, por sus siglas en inglés) publicó una imagen en las redes sociales que mostraba su convoy de alimentos dañado, esperando para viajar hacia el norte de Gaza, después de que dijo que fue alcanzado por disparos navales israelíes. Tal acción contravendría directamente la orden explícita de la Corte Internacional de Justicia de que Israel garantice que los servicios básicos y la ayuda humanitaria lleguen a los civiles en Gaza.

#Gaza, although we send notifications about all aid convoys and we coordinate all our movements, aid convoys continue to come under fire.

Civilians & aid to civilians must be protected at all times. https://t.co/YKOumZ4qj6

— Philippe Lazzarini (@UNLazzarini) February 5, 2024

Israel continúa bombeando agua de mar a túneles en toda Gaza en su asalto al laberinto de túneles atribuidos a Hamás, que los expertos advierten que podría hacer que Gaza sea inhabitable durante 100 años al contaminar el agua dulce subterránea.

The IDF has confirmed that it is pumping seawater into the tunnel network in #Gaza, and claims that it is «taking soil and water systems into consideration». Gaza’s size, existing water stress and permeable soils, make this claim highly questionable https://t.co/0vWwwwvCvs

— Conflict and Environment Observatory (CEOBS) (@ceobs_org) February 7, 2024

Estos acontecimientos ponen de relieve la gravedad de las condiciones en Gaza tras el fallo de la CIJ y ponen de relieve la necesidad urgente de que Israel cumpla con las órdenes.

A pesar de ello, existe la esperanza de un posible indulto, ya que, según Qatar, Hamás ha recibido una nueva propuesta de alto el fuego y, según se informa, está respondiendo positivamente a ella.

¿Qué sigue si Israel desobedece una orden obligatoria para evitar el genocidio?

La decisión de la CIJ es jurídicamente vinculante y obliga a Israel a adherirse no sólo a las medidas provisionales específicas, sino también a los mandatos más amplios de la Convención sobre el Genocidio y los Convenios de Ginebra.

Pero la CIJ depende del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para garantizar el cumplimiento de sus decisiones, un proceso complicado por las realidades geopolíticas, a saber, el apoyo de larga data de Estados Unidos a Israel y su posible uso de su poder de veto en el Consejo de Seguridad.

No obstante, el fallo de la CIJ envía un mensaje claro a la comunidad internacional, especialmente a los Estados aliados de Israel, recordándoles la responsabilidad colectiva de respetar y defender el derecho internacional.

Como tal, las implicaciones de la decisión se extienden mucho más allá de las partes inmediatas involucradas. Plantea preocupaciones sobre las exportaciones militares de Canadá, especialmente los 21 millones de dólares en equipos militares enviados a Israel en 2022.

Los expertos legales nos recuerdan que, de acuerdo con la Ley de Permisos de Exportación e Importación, tales transacciones deben cesar si existe un riesgo sustancial de que los bienes exportados puedan contribuir a violaciones del derecho internacional humanitario o de los derechos humanos.

Después de semanas de silencio por parte del gobierno canadiense, Global Affairs Canada dice que ha autorizado, y continúa autorizando, nuevos permisos para exportaciones militares a Israel desde el 7 de octubre.

El fallo de la CIJ coloca a Canadá en una situación difícil. La continuación de las exportaciones militares en estas circunstancias no sólo violaría la legislación canadiense, sino que también contravendría el compromiso del país de prevenir el genocidio, lo que podría implicar a funcionarios canadienses en estos actos.

El Sur Global se levanta contra el apartheid y el genocidio en Palestina

En un contexto más amplio, la participación de la CIJ representa un ejemplo de cómo el Sur Global contraataca, como argumenta la experta en derecho internacional Heidi Matthews en su podcast. La lucha histórica de Sudáfrica contra el apartheid ha hecho que la causa palestina resuene entre los sudafricanos, dando credibilidad y peso moral a su caso contra Israel.

Sin embargo, a pesar de la esperanza de que el Sur Global pueda comenzar a hacer que las naciones poderosas rindan cuentas, la reacción internacional al fallo de la CIJ ha sido notablemente ambivalente.

Pocas horas después de la decisión de la CIJ, la Casa Blanca suspendió su financiamiento a la UNRWA a raíz de las acusaciones de Israel sobre que supuestamente 12 de sus empleados estuvieron involucrados en los ataques de Hamas del 7 de octubre en el sur de Israel. Canadá no tardó en hacer lo mismo. Israel no ha presentado pruebas de sus dichos.

Josep Borrell, jefe de política exterior de la Unión Europea, señaló recientemente que el total de fondos suspendidos asciende a más de 440 millones de dólares, lo que supone la mitad de los fondos previstos por la agencia para 2024. La Comisión Europea ha dicho que sí mantendrá el apoyo a la UNRWA mientras investiga los señalamientos israelíes.

Algunas naciones no están siguiendo el ejemplo de Estados Unidos. España ha anunciado un paquete de ayuda urgente de 3.8 millones de dólares a UNRWA para garantizar que la organización pueda mantener sus actividades durante esta situación desesperada.

Australia también ha señalado que reanudará su financiación a la UNRWA para evitar que más niños mueran de hambre, dada la falta de agencias alternativas sostenibles para entregar ayuda a Gaza. Bélgica también ha anunciado que seguirá proporcionando fondos a la UNRWA mientras supervisa la investigación interna de la ONU.

Canadá, por su parte, dice que asignará 40 millones de dólares adicionales para apoyar los esfuerzos humanitarios de otras organizaciones. Pero los detalles no han sido revelados, y hay pocas otras organizaciones con la experiencia y la infraestructura para satisfacer las necesidades de los palestinos en Gaza.

El 7 de febrero pasado, Noruega transifirió 24 millones de euros a la agencia de la ONU que apoya a los palestinos. Y el 9 de febrero, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció que hará un aporte adicional a la agencia.

¿Los países de occidente defenderán el derecho internacional ante el genocidio en Gaza?

El fallo de la CIJ pide una acción urgente, no solo de Israel, sino también de la comunidad internacional en general, incluido Canadá, para defender los principios del derecho internacional y apoyar los esfuerzos humanitarios.

Global Affairs Canada declaró recientemente en las redes sociales que “Canadá rechaza cualquier propuesta que pida el desplazamiento forzado de palestinos de Gaza y el establecimiento de asentamientos adicionales. Esta retórica incendiaria socava las perspectivas de una paz duradera”.

Algunos han calificado esta declaración como “palabras vacías”, dado que Canadá aún no ha tomado medidas claras tras la decisión de la CIJ, como emitir sanciones contra Israel o detener las exportaciones de armas.

Los habitantes de Gaza ahora están comiendo hierba y bebiendo agua contaminada para evitar la muerte. Al optar por no reanudar su apoyo financiero a la UNRWA durante este momento crucial, Canadá está intensificando su complicidad en posibles actos genocidas.

Es hora de reforzar, no debilitar, a la UNRWA. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha instado a los gobiernos a reanudar la financiación, de lo contrario la UNRWA se verá obligada a cerrar sus operaciones a finales de febrero, no solo en Gaza, sino en toda la región.

El mundo está observando, y las acciones de Canadá y otras naciones ahora deben mostrar su compromiso con la justicia, los derechos humanos y el estado de derecho.

A number of donor countries suspended US$ 440 million worth of funding to @UNRWA Meanwhile the war in #Gaza is going unabated.

At the time the International Court of Justice calls for more humanitarian assistance, it is the time to reinforce not to weaken #UNRWA We are the…

— Philippe Lazzarini (@UNLazzarini) February 1, 2024

*Basema Al-Alami, candidata a SJD, Facultad de Derecho de la Universidad de Toronto.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *