Al infinito y más allá: ¿Por qué Morena quiere legislar el espacio, incluida la Luna?

Directivos de la NASA visitaron al presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 23 de abril en Palacio Nacional, y es que la administración de la Cuarta Transformación ha puesto especial interés en ser un agente participativo en los temas del espacio exterior, para lo cual preparan un proyecto espacial.

En esa visita de Bill Nelson y Pamela Melroy, el gobierno federal dio a conocer que en el encuentro acordaron establecer cooperación en materia de control de incendios, abasto de agua y uso de satélites cercanos para la comunicación nacional, así como abrir la posibilidad de que la joven astronauta mexicana Katya Echazarreta pueda de nuevo viajar al espacio.

Sin embargo, más allá de estas propuestas de cooperación, el tema espacial se ha trasladado al Poder Legislativo, donde Morena y sus aliados preparan un proyecto para que México entre de lleno al desarrollo espacial.

Durante esta administración, la Cuarta Transformación se ha enfocado en legislar para recuperar asuntos como los ferrocarriles para pasajeros, refinerías y aeropuertos; sin embargo, ahora han puesto ojo más allá de la Tierra, incluso en la Luna.

¿De qué va el proyecto espacial de la 4T?

En su columna Parteaguas de este lunes, Jonathan Ruiz, columnista de El Financiero, señala que hace un año la Cámara de Diputados aprobó dos reformas a la Constitución para darle prioridad para el desarrollo nacional con una base legal a las actividades fuera de la Tierra.

La propuesta fue impulsada por el ingeniero aeroespacial, y diputado de Morena por Chihuahua, Jesús Roberto Briano Borunda, quien participó en el cambio de texto de los artículos 28 y 73 de la Carta Magna.

El artículo 28 indica, a falta de que la apruebe el Senado, que “las actividades en el espacio ultraterrestre, incluso en la Luna y los cuerpos celestes; la comunicación vía satélite y los ferrocarriles son áreas prioritarias para el desarrollo nacional en los términos del artículo 25 de esta Constitución”.

Mientras que el 73 señala que el Congreso tiene facultad: “Para legislar en toda la República sobre hidrocarburos, minería, sustancias químicas, explosivos, pirotecnia, industria cinematográfica, comercio, juegos con apuestas y sorteos, intermediación y servicios financieros, energía eléctrica y nuclear, actividades en el espacio ultraterrestre, incluso en la Luna y los cuerpos celestes”.

¿Por qué importa la industria aeroespacial?

Si bien México tiene temas prioritarios qué atender, Jonathan Ruiz destaca que es importante que el país se meta al juego aeroespacial, pues países con PIB per cápita más bajo, como India, ya están inmiscuidos dentro de la industria que ya genera 630 mil millones de dólares.

El columnista de El Financiero señala que hay asuntos más grandes como los proyectos de China, Japón, Corea y Estados Unidos, que ya diseñan hábitats espaciales para vivir fuera del planeta, inclusive en la Luna, con la posibilidad de recolectar recursos, transformarlos allá y usarlos para construir herramientas que ayudarían a que la Tierra tenga electricidad o usar el espacio como una memoria para guardar datos.

La industria aeroespacial suena tan tentadora en el futuro, que multimillonarios como Richard Branson, Elon Musk y Jeff Bezos están invirtiendo tiempo y dinero para encontrar la manera de vivir fuera del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *