Robert Fico o las imprevisibles consecuencias de los magnicidios en Europa

Muchos horrores del siglo XX empezaron con un magnicidio que tuvo muchas posibilidades de no ocurrir. El asesinato del archiduque Francisco Fernando, junto a su esposa, Sofía, en Sarajevo, el 28 de junio de 1914, que acabaría por desencadenar la I Guerra Mundial, se produjo después de un cúmulo enorme de casualidades. El escritor bosnio residente en Francia Velibor Colic, autor de una novela sobre el magnicidio, Sarajevo Omnibus, describió el crimen como un “caótico vodevil”. ¿Hubiera cambiado la historia si no llega a producirse? Tal vez. El historiador Christopher Clark sostuvo que, si Gavrilo Princip, el autor del magnicidio, llega a fallar, Francisco Fernando, que no era un belicista, habría tratado de evitar la guerra.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *