¿Por qué la guerra en Gaza ha ‘llamado’ a tantos jóvenes a protestar en las universidades?

Los campus universitarios de todo el mundo se han convertido en las últimas semanas en lugares donde se han instalado pequeñas ciudades de tiendas de campaña, con estudiantes activistas protestando por la guerra de Israel en la Franja de Gaza actualmente en curso.

Por ejemplo, las protestas en los campus australianos han sido en gran medida pacíficas, pero las tensiones están empezando a aumentar. En los últimos días ha habido acusaciones de discursos de odio y enfrentamientos entre grupos de estudiantes. Y en Estados Unidos ha habido escenas inquietantes de intervenciones policiales para disolver protestas similares en todo el país.

Los estudiantes, y muchas otras personas, están protestando por los asesinatos de personas palestinas y el empeoramiento de las condiciones en el actual conflicto de Gaza. Muchos rehenes israelíes tomados durante el ataque de Hamás el año pasado aún no han sido devueltos, mientras que se cree que el número de muertos palestinos por los ataques de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) ha superado los 34 mil asesinatos. Muchos palestinos también están experimentando lo que las Naciones Unidas han denominado una “hambruna en toda regla“.

La situación en Gaza es sin duda grave y requiere atención internacional urgente y una solución pacífica. Sin embargo, no es el único conflicto armado o crisis humanitaria en el mundo.

¿Por qué, entonces, la guerra de Gaza ha generado un interés tan apasionado y sostenido, particularmente entre los jóvenes? ¿Por qué la gente está motivada a protestar por este tema específico, pero no por otros?

Una narrativa fuerte que nos impacta

Hay muchos factores que explican por qué la gente decide protestar. Los impactos personales, familiares o comunitarios son fuertes motivaciones para convertirse en activista. Pero incluso para aquellos que no tienen una conexión obvia con una causa, la cobertura de noticias y las historias compartidas en las redes sociales pueden ser suficientes para catalizar la acción.

Los investigadores han descubierto que algunas historias o narrativas son más efectivas que otras para movilizar el activismo político. En el caso de la guerra de Gaza, creo que tres factores en la narrativa han ayudado a impulsar los importantes movimientos de protesta que estamos viendo a nivel mundial.

En primer lugar, las narrativas son poderosos motivadores de acción cuando combinan elementos de lo que los estudiosos de los movimientos sociales llaman “brecha” y “resonancia”.

Una narrativa de crisis, como la de Gaza, atrae y retiene la atención de la gente porque nos impacta. Representa una » brecha » con nuestras expectativas sobre cómo debería ser la vida y lo que consideramos aceptable.

Una narrativa poderosa también debe tener » resonancia cultural“, lo que significa que debe ser coherente con nuestra comprensión de cómo funciona el mundo. Es decir, debe reflejar una historia conocida.

Las imágenes de niños y familias que han resultado perjudicados por la guerra de Gaza cuentan una historia horrible, pero reconocible. Y esto ha motivado a los manifestantes a actuar para tratar de corregir el error y corregir la infracción.

Casi 360.000 personas han huido de #Rafah desde la primera orden de desalojo hace una semana. Mientras tanto, en el norte #Gaza los bombardeos y otras órdenes de evacuación han creado más desplazamientos y miedo para miles de familias. No hay ningún lugar adonde ir. pic.twitter.com/9jRUqq2kZg

— UNRWA.es (@UNRWAes) May 13, 2024

El reconocimiento de una ‘víctima ideal’

En segundo lugar, los manifestantes suelen estar motivados a emprender acciones colectivas para defender o proteger a una “víctima ideal”.

Si bien el término “víctima ideal” está lejos de ser ideal, el concepto en sí está siempre presente en las campañas de concientización y los movimientos de protesta, debido al poder de esta figura central para obligar a actuar. En términos académicos, las víctimas ideales son aquellas que se consideran inocentes e impotentes.

Históricamente, las campañas en nombre del pueblo palestino no han logrado el mismo apoyo o urgencia que estamos viendo ahora. En el actual conflicto de Gaza, la fuerza militar de las Fuerzas de Defensa de Israel, en contraste con la vulnerabilidad de la población civil en lugares como Rafah, resalta a la “víctima ideal” que necesita acciones urgentes de los manifestantes.

Por supuesto, hay muchas “víctimas ideales” en conflictos y crisis en todo el mundo cuyas historias no están catalizando la acción colectiva.

Esto se debe, en parte, a que sus historias no se muestran a través de los medios de comunicación ni en las redes sociales. Si bien se debe reconocer que la “víctima ideal” es impotente, también debe poder contar su historia para motivar a otros a actuar, ya sea ellos mismos o a través de sus defensores. Muchas víctimas de conflictos se vuelven invisibles por falta de atención.

Las temperaturas están subiendo de manera alarmante en #Gaza.
La población apenas cuenta con agua potable para beber y pueden morir por deshidratación en cualquier momento.
Por favor, colabora 👉 https://t.co/5IwYBQeeS1 pic.twitter.com/QP32yBcQPa

— UNRWA.es (@UNRWAes) May 11, 2024

La capacidad de tener un impacto tangible

En tercer lugar, la protesta o la acción colectiva suele ser más sostenida cuando hay un llamado claro a la acción y los activistas pueden ver un papel para sí mismos dentro de la narrativa.

La naturaleza y la urgencia de la guerra de Gaza en “tiempo real” son un importante motivador para la acción. Si bien el conflicto palestino-israelí en general no es nuevo, la situación actual se ha desarrollado ante nuestros ojos desde octubre, cuando israelíes fueron secuestrados y asesinados en el ataque de Hamás y el gobierno respondió con la fuerza militar.

NO NEED FOR AL JAZEERA

ZIONISTS DOCUMENT THEIR CRIMES pic.twitter.com/sdEkI4aSLx

— Muhammad Smiry 🇵🇸 (@MuhammadSmiry) May 13, 2024

Ahora que parece inminente un ataque terrestre a Rafah, los activistas pueden sentirse motivados por la sensación de que se trata de un momento crítico del conflicto en el que su protesta puede tener un impacto real.

La motivación para protestar también aumenta exponencialmente cuando otros tipos de activismo no logran generar cambios. Por ejemplo, cuando los líderes políticos ignoran las peticiones y representaciones de los grupos comunitarios, surgen movimientos de protesta. Y cuando las legislaturas no actúan, los manifestantes exigen la acción de otros.

Displacement in Jabalia. pic.twitter.com/wCkbO1n4mc

— Hind Khoudary (@Hind_Gaza) May 12, 2024

En las protestas actuales, por ejemplo, muchos estudiantes están pidiendo a sus universidades que se deshagan de los fabricantes de armas que se benefician del conflicto, o de las empresas israelíes vinculadas más ampliamente con las ocupadas Cisjordania y Gaza, como protesta simbólica.

Esto es parte de la campaña más amplia de boicot, desinversión y sanción (o BDS) , que utiliza el consumismo político y el inversionismo político como tácticas de protesta.

El conflicto en Gaza puede parecer intratable, pero la demanda de desinversión les da a los manifestantes un objetivo alcanzable con un objetivo localizado: sus propias universidades. Protestar en este momento importante, con una demanda alcanzable, permite a los activistas participar en la narrativa. Pueden contribuir algo al impulso por la paz.

En los últimos días, esta acción ha dado resultados tangibles. El Trinity College Dublin de Irlanda acordó desinvertir en tres empresas israelíes vinculadas a los asentamientos en los territorios palestinos ocupados. Después de que la universidad hiciera el anuncio, los estudiantes comenzaron a desmantelar su campamento de protesta.

Former classmate share this powerful picture from Trinity College Dublin, Ireland.#FreePalestine pic.twitter.com/TdxgBLIWNX

— Laibah Firdaus. لائبہ فردوس (@FirdausLaibah) May 9, 2024

Sin embargo, la protesta no siempre se trata de lograr demandas específicas. Las protestas también tienen un valor simbólico significativo para crear conciencia y atraer a otros a la causa. Ya sea que los estudiantes manifestantes estén motivados por historias poderosas, la necesidad de proteger a las víctimas o la oportunidad de tener un impacto, ejemplifican un mensaje narrativo más amplio de que protestar por la paz es una búsqueda que vale la pena.

*Para leer la nota en su idioma original, da clic aquí.

*Escrito por Erin O’Brien, profesora asociada de la Escuela de Gobierno y Relaciones Internacionales, de la Universidad Griffith.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *