AstraZeneca ‘duda’ de su vacuna: ¿Por qué pidió retirar la autorización de su dosis COVID?

El gigante farmacéutico AstraZeneca ha solicitado la retirada de la autorización europea para su vacuna contra el COVID-19, según el regulador de medicamentos de la Unión Europea.

En una actualización publicada este miércoles 8 de mayo en la página web de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), el regulador indicó que la aprobación de la vacuna Vaxzevria de la farmacéutica había sido retirada “a petición del titular de la autorización de comercialización”.

¿Cuáles son los problemas de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca?

La vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 recibió el visto bueno de la EMA en enero de 2021. Sin embargo, a las pocas semanas surgieron dudas acerca de la seguridad del fármaco, luego de que docenas de países suspendieron su uso luego al detectar inusuales coágulos de sangre en un pequeño número de personas inmunizadas. La agencia concluyó que la vacuna de AstraZeneca no elevaba la posibilidad general de sufrir coágulos, pero las dudas persistieron.

Incluso, el mes pasado AstraZeneca admitió que su vacuna contra el COVID-19 puede causar un efecto secundario en raras ocasiones, lo cual podría llevar a la compañía farmacéutica a cubrir un pago legal multimillonario, de acuerdo con documentos judiciales citados por el medio británico The Telegraph.

La compañía se encuentra impugnando las acusaciones de familias de Reino Unido afectadas por la vacuna, pero sí aceptó en que su vacuna COVID “puede, en casos muy raros, causar TTS”.

Los resultados parciales de su primer gran ensayo — que Reino Unido utilizó para autorizar la vacuna — se vieron empañados por un error de fabricación que los investigadores no reconocieron de inmediato. La escasez de datos acerca de la eficacia de la vacuna entre personas mayores llevó a algunos países a restringir inicialmente su aplicación a los más jóvenes, antes de levantar la limitación.

Millones de dosis de esta vacuna se distribuyeron en países más pobres a través de un programa coordinado por Naciones Unidas, ya que su producción y distribución era más barata y fácil. Pero los estudios posteriores demostraron que las vacunas que contenían ARN mensajero, más caras y elaboradas por Pfizer-BioNTech y Moderna, proporcionaban una mejor protección contra el COVID-19 y sus muchas variantes, y muchas naciones cambiaron a estas opciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *